Participación de las familias en el centro educativo

La participación de las familias en el centro educativo propicia una comunicación más estrecha con los hijos e hijas y una mejor integración. Cuando las familias participan en las actividades del centro y de la comunidad educativa, sus hijos e hijas van más a gusto a la escuela y estudian con más interés.

La organización de nuestro sistema educativo prevé la colaboración entre las familias y la escuela con el objetivo de seguir y mejorar la educación de los menores.

Los centros educativos de enseñanza obligatoria tienen previstas sesiones informativas para las familias, al menos al inicio de curso, por cada nivel educativo, y cada grupo-clase tiene un tutor o tutora responsable.

Es recomendable que los padres y madres o los tutores legales mantengan con la dirección del centro y/o con el tutor o tutora de la clase una comunicación fluida acerca de la marcha de los estudios de sus hijos e hijas y que puedan resolver conjuntamente cualquier incidencia.

La familia puede participar en el centro educativo formando parte de la comunidad educativa en diferentes momentos y contextos.

Actualmente, los modelos de participación más comunes dentro del centro educativo son:

  • delegado/a de curso
  • miembro del AMPA
  • persona que forma parte de la junta del AMPA
  • representante al Consejo Escolar de Centro